Sauce

Salix atrocinerea Brot. ; Familia Salicaceae

Grey Willow

Botánica

Introducción

Sinónimos

§ Salix atrocinerea subsp. catalaunica (Sennen)

§ Salix oleifolia Sm.

§ Salix cinérea subsp. oleifolia (Sm.)

§ Salix nigricans auct.

§ Salix aquatica Sm.

§ Salix acuminata auct.

Nombres vernáculos

Español: sauce, salce, sarga negra, bardaguera, sauce ceniciento, salguera, salzmimbre, sarga.

Inglés: Grey willow, Largegray willow, common willow.

La etimología del nombre científico hace referencia a: Salix del latín mimbre o sauce. Atrocinerea, del latín atro = oscuro y cinereus = ceniciento.

 

Posición sistemática

Reino: Plantae; División: Magnoliophyta; Clase: Magnoliopsida; Subclase: Dilleniidae; Orden: Salicales; Familia: Salicaceae.

 

Descripción

Arbolillo dioico de hasta unos 12 m de altura. Copa poco densa y muy ramificada. Corteza gris oscura con fisuras longitudinales. Ramas poco densas, alargadas, las jóvenes pubescentes, las más viejas glabras. Yemas pubescentes. Hojas caducas, simples, alternas, caedizas, de forma trasovada, en ocasiones algo lanceoladas, de ápice agudo u obtuso, base redondeada o cuneiforme, ápice agudo, de borde entero o algo dentado, inicialmente muy tomentosas por ambas caras, con 7-14 pares de nervios laterales primarios, algo hundidos por el haz y prominentes por el envés; haz de color verde claro en las jóvenes y verde oscuro en las viejas, envés de color grisáceo, muy pubescente, con pelos rojizos; pecíolo de unos 15-20 mm, acanalado por la parte superior, casi lampiño; presentan estípulas semicordiformes, poco dentadas, glabrescentes por el haz y tomentosas por el envés. Flores unisexuales, olorosas, pequeñas, poco vistosas, desnudas, reunidas en amentos precoces, con pequeñas brácteas foliáceas y caducas; brácteas florales transovadas u oblongas, obtusas, de ápice más obscuro que la base, pelosas; flores masculinas en amentos erectos, ovoides u ovoideo-oblongos, casi sentados, con un nectario y 2 estambres de filamentos libres o soldados en la base, pubescentes en la base; las femeninas en amentos cilíndricos pedunculados, con un nectario, gineceo bicarpelar, sincárpico, de ovario súpero, unilocular, estilo corto, estigmas enteros o bífidos. Fruto en cápsulas alargadas ovado-oblongas, 2 valvas, tomentosas, sobre largo pedicelo, madura entre abril-mayo; semillas lanosas, con vilano blanquecino. Floración en invierno, desde enero hasta marzo o abril, según la localidad.

 

Distribución

Europa atlántica, Marruecos, Túnez y Córcega. Crece en toda la Península Ibérica.

 

Ecología

Vive en suelos preferentemente pobres en bases (ácidos), nitrificados o no, muy húmedos, donde el nivel freático permanece elevado durante todo el año, en orillas de ríos, en prados y vaguadas; no soporta temperaturas extremas.

 

Comentarios adicionales

De las cerca de 25 especies de sauces, sin contar híbridos, presentes en la Península Ibérica, ésta es la más frecuente, existiendo constancia de su presencia en todas las provincias españolas. Se ha confundido con otras especies y en las descripciones bibliográficas y muestras de herbario, aparecen ejemplares determinados como S. cinerea, S. aurita, S. salviifolia y S. pedicellata, que corresponden a las características de S. atrocinerea. A diferencia de otros sauces, esta especie no proporciona ramillos aptos para la cestería, aunque su madera es fácil de curvar y se ha empleado para fabricar bastones. Es una planta melífera, suministra polen y néctar a abejas, muy importante por su floración precoz. Producen salicósido, del que deriva el ácido acetil salicílico que se utiliza para la fabricación de la aspirina; tiene por tanto propiedades antitérmicas y antiinflamatorias entre otras, e impide por ejemplo la formación de trombos. Se utiliza para proporcionar sombras en zonas ajardinadas de estanques, lagunas, etc. Se conocen fósiles de sauce desde hace un millón de años.

 

Bibliografía

1, 89, 90, 2, 3

 

Autor

Sara Fueyo Álvarez, alumna de 2º del grado en Farmacia

 

Farmacognosia

Introducción

El uso medicinal de la corteza de sauce se remonta a la Antigüedad, existiendo textos antiguos donde ya aparece mencionada como un remedio contra los dolores y la fiebre. El propio Hipócrates escribió sobre sus propiedades y recetaba remedios con ella para aliviar estos mismos problemas. También, los indígenas americanos basaron en el sauce sus tratamientos médicos, y existen evidencias de que Colón viajaba con corteza de sauce, lo que lleva a pensar que ya sabía de sus propiedades medicinales. Hoy en día, el sauce tiene diversos usos terapéuticos, como: tratamiento de los estados febriles, de las molestias reumáticas, de la osteoartritis, del agravamiento de los dolores lumbares.

Esta especie de sauce no aparece en farmacopeas, pero sí lo hacen otras del género Salix, como Salix alba L. Ésta última aparece en la Farmacopea Española y en la Europea, la cual autoriza el uso de la corteza y de trozos de ramas del año. Muchas veces se cosecha la corteza de las ramas gruesas, adultas, o del tronco, que, al tener mucho tejido secundario, no contiene casi principio activo.

 

Parte empleada

La parte empleada es la corteza de las ramas jóvenes, la cual tiene más principio activo. Además de los extractos de corteza en sus distintas formas de preparación, en infusión, en tintura y en polvo, también se extrae de ella el salicósido, glucósido del alcohol salicílico, o salicina, del que se obtiene el ácido salicílico, precursor del ácido acetilsalicílico y por tanto de la aspirina.

 

Composición química

Derivados fenólicos

- Taninos: Proantocianidoles dímeros y trímeros

- Flavonoides (flavanonas)

- Ácidos fenólicos

- Glucósidos de fenoles: Salicósido, el cual es el principal principio activo del sauce, va acompañado por salicortina, que se convierte en salicósido cuando se deseca la droga, por sus derivados benzoilados, y por heterósidos.

 

Actividad

Al producirse la hidrólisis del salicósido en el intestino, y la oxidación del alcohol salicílico, se forma el ácido salicílico, el cual inhibe la síntesis de prostaglandinas (mediadores de la inflamación) por bloqueo de una proteína de membrana periférica, lo que le confiere actividad antiinflamatoria; bloquea la activación de terminaciones nerviosas, obteniendo un efecto analgésico; y puede eliminar el extracto córneo de la dermis al disminuir la cohesión de los corneocitos (células cutáneas muertas), consiguiendo un efecto queratolítico y antimicrobiano.

Los flavonoides también son característicos por su acción antiinflamatoria, ya que disminuyen la síntesis de eicosanoides (mediadores de la inflamación), pero, se le suelen atribuir estas propiedades antiinflamatorias al ácido salicílico. Los taninos tienen acciones basadas en su astringencia, debido a su capacidad de unión a las proteínas y su precipitación, formando una capa protectora que permite que los tejidos subyacentes dañados se regeneren.

 

Indicaciones terapéuticas

Tradicionalmente se ha utilizado para tratar el reumatismo muscular y artrodial con inflamación y dolor, la gripe, el catarro, la artritis gotosa, la espondilitis anquilosante, la artritis reumatoide y otros procesos inflamatorios. Actualmente está indicado en el tratamiento de artritis, artralgia, otros procesos inflamatorios, y cefaleas.

 

Contraindicaciones

Hipersensibilidad a cualquiera de sus componentes, alergia a salicilatos o alergia a AINEs. Son importantes sus riesgos para personas con hipersensibilidad al ácido acetilsalicílico, úlcera, asma, diabetes, hemofilia, hipoprotrombinemia y enfermedades renales o hepáticas. El sauce puede empeorar la úlcera y la gastritis, por inhibición de la síntesis de prostaglandinas (PG) que son protectoras de la mucosa gástrica. Se debe usar con precaución en pacientes con asma, debido al efecto broncoconstrictor de los salicilatos por inhibición de la síntesis de PG E2. También son antiagregantes plaquetarios, por ello hay que tener precaución en pacientes con alteraciones en la coagulación sanguínea, por riesgo a aparición de hemorragias. Evitar el consumo de alcohol cuando se utiliza, ya que aumenta los efectos irritantes sobre el TGI. Debe evitarse su uso en el embarazo pues no está clara su seguridad, y en cuanto a la lactancia no se debe utilizar, ya que los salicilatos excretados en la leche materna causan exantemas en el lactante. En niños menores de 16 años, la ingesta de ácido acetilsalicílico cuando tienen gripe o varicela se ha asociado con la aparición del síndrome de Reye (daños cerebrales y hepáticos).

 

Efectos secundarios

Algunos de los efectos adversos asociados al uso de salicilatos son: irritación gástrica y renal, gastralgia, gastritis e incluso úlcera péptica, sangre en heces, acúfenos (sonidos en los oídos), náuseas y vómitos. La salicina puede provocar exantemas.

 

Comentarios adicionales

No hay datos toxicológicos del sauce, por lo que se deberían tomar las precauciones que se toman con otros fármacos que contienen salicilatos, ya que las acciones farmacológicas de estos últimos están bien descritas. Especies con mayor cantidad de salicina: S. daphoides, S. purpurea y S. fragilis.

El sauce puede interaccionar con otros medicamentos. Se han descrito interacciones con el Naproxeno (AINEs). Al administrarlos conjuntamente se puede producir un aumento del aclaramiento renal. Puede potenciar los efectos de la heparina, anticoagulantes orales o antiagregantes plaquetarios, favoreciendo la aparición de hemorragias. Los barbitúricos pueden enmascarar los síntomas de los salicilatos y potenciar su toxicidad. En niños se debe evitar la asociación con inhibidores de la anhidrasa carbónica (acetazolamida, diclofenamida), ya que puede provocar acidosis metabólica. Puede interaccionar también con el metotrexato, la metoclopramida, la fenitoína, el probenecid, la espironolactona y el valproato.

 

Bibliografía

134, 135

 

Autores

Sara Fueyo Álvarez y Sara Herrera de la Mata, alumnas de 2º curso del grado en Farmacia

 

Localización

Localización en el mapa

Localización de la planta

Número de cartel: 048