Fresno

Fraxinus excelsior L.; Oleaceae

Ash

Botánica

Introducción

Fraxinus Tourn. ex L. es el nombre romano del fresno, muy antiguo, al parecer de origen indo-germánico; se cree derivado del nombre del abedul. Género que describió Joseph Pitton de Tournefort pero que se atribuye por motivos legales (código internacional de nomenclatura botánica) a Linneo.  

Especies nativas en España: Fraxinus angustifolia Vahl; Fraxinus excelsior L. Fraxinus ornus L. En el campus universitario se encuentra cultivado Fraxinus excelsior.

Nombres vernáculos

Castellano: fresno, frexo, frexno, frágino. 

 

Posición sistemática

Reino: Plantae. División: Magnoliophyta. Clase: Magnoliopsida. Orden: Lamiales. Familia: Oleaceae. Género: Fraxinus Tourn ex L.

 

Descripción

Los fresnos son árboles que se desarrollan hasta una altura de unos 30 metros, pierden las hojas en invierno. Son caducifolios, dioicos, androdioicos o polígamos. Estos árboles poseen una corteza lisa y observamos que mientras que los tallos jóvenes poseen numerosas lenticelas elípticas, en los tallos adultos aparecen agrietadas o fisuradas, grisáceas o pardo-grisáceas. Podemos describir  los tallos como macizos, de sección circular y con bastantes ramas  grisáceas o pardo-grisáceas, no angulosas y más o menos rígidas. Las hojas son compuestas, imparipinnadas, pecioladas pero no tienen estipulas. Se componen de 3 ó 6 pares de hojuelas o foliolos lanceolados, aserrados en los bordes, con nervadura secundaria visible por el envés. Las flores se suelen  situar en las ramas del año anterior del árbol y  son abundantes. Son característicamente  unisexuales o hermafroditas, diclamídeas, monoclamídeas o aclamídeas. Constituyen  ramilletes opuestos, no tienen  cáliz ni corola y por esto prácticamente quedan constituidas por dos estambres y un pequeño pistilo. Son pediceladas y actinomorfas pero no presentan ni brácteas ni bractéolas. Presentan un androceo con 2 (3-5) estambres unidos al receptáculo. Son filamentosos y pueden llegar a ser  muy cortos. Las anteras tienen una apariencia de color amarilla, parda o purpúrea. El gineceo tiene un estilo simple que puede llegar a sobrepasar mucho a los estambres. Presenta un ovario bilocular con dos ovarios por lóculo. El fruto es  seco, entero, aplanado y aplastado, en sámara monosperma. La semilla la encontramos en una cavidad de sección elíptica o circular. Al fresno le brotan las flores en primavera, concretamente antes de echar hojas nuevas. Sus frutos fructifican en verano. 

 

Distribución

Los fresnos se encuentran fundamentalmente en Europa, Asia y Norteamérica. El género abarca 45 especies que localizamos en las regiones templadas y subtropicales del hemisferio norte. En Norteamérica se han registrado 20 especies y en el este de Asia también se han registrado 20 especies. En estas áreas es donde más ricamente se encuentra representado el género, mientras que en Europa, el oeste de Asia (5 especies) y el noroeste de África (2 especies) su representación es mucho más pobre. En España habitan tres especies autóctonas: F. angustifolia Vahl, F. excelsior L., F.ornus L. Cabe destacar una especie que se cultiva en la Península por su intéres ornamental: F. americana L., aunque hay otras.

 

Ecología

La necesidad de agua del fresno es conocida, ya que tolera mal los ambientes secos y calurosos del verano, mientras que destaca su flexibilidad a los fríos invernales. Por ello lo podemos encontrar en bosques húmedos y de ribera. Se desarrolla en suelos calizos o silíceos. Fundamentalmente crece en vaguadas, pies de ladera y fondo de valle (mayoritariamente en las umbrías, a orillas de las aguas…).

 

Comentarios adicionales

En medicina tradicional conocemos la utilización del fresno como laxante y vagamente como diurético (la parte terapéutica de la planta son normalmente las hojas). Se usan también contra el reuma y la gota. En el pasado se pensaba  que la corteza era febrífuga pero esta idea no ha perdurado en el tiempo ni tiene base científica. El modo de preparación de la infusión se basa en hervir 1 ó 2 onzas de hojas de fresno en 1 litro de agua. Tras hervir, se dejan en el agua hasta que ésta se enfrie; se cuela y se toma a pasto. Se conoce la composición para infusión antiartrítica ya que la casa Dausse estipuló la siguiente  fórmula: hojas de fresno, 35 gr; hojas de grosellero y de toronjil 20 gr de cada clase; de salvia y arenaria roja, 10 gr de cada una; flores de calendula, 5 gr. Al combinar estos 100 gr conseguimos de 2 a 3 litros de infusión, administrado a pasto, contra el reuma y la gota. El doctor Leclerc aconseja tomar los frutos pulverizados a grandes dosis (hasta 125 g/l) contra el artritismo.

 

Bibliografía

1, 7, 39, 43, 44, 45.

 

Autor

Clotilde Rodriguez Flores, alumna de 2º del grado en Farmacia.

 

Farmacognosia

Introducción

Encontramos muchas especies de fresno, pero la especie más utilizada es la denominada “fresno elevado” por sus virtudes medicinales (la presente en nuestro campus, Fraxinus excelsior). Como introducción podemos resaltar sus conocidas propiedades antiinflamatorias, antirreumáticas, antiartríticas y diuréticas. Debido a estas propiedades, las hojas del freno resultan bastante eficaces en el tratamiento de la gota, artritis y reumatismos gotosos. Se utiliza en infusión, tintura, polvos, decocción y cataplasma.

 

Parte empleada

Se usan las hojas.

 

Composición química

Las hojas tienen flavonoides (polifenoles) entre los cuales destacan el rutósido y quercitrósido y muchos taninos gálicos y catéquicos. Así mismo podemos destacar también la presencia abundante de manitol e inositol, como de iridoides destacándose el excelsósido. Encontramos trazas de cumarinas (fraxósido). La Real Farmacopea Española (RFE) ha dictaminado que la hoja desecada debe incluir un 2,5% como mínimo de derivados totales del ácido hidroxicinámico mencionados como ácido clorogénico.

La corteza posee cuantiosos heteróxidos cumarínicos tales como el fraxinol, fraxósido, fraxidósido, y exculósido. Aparecen también taninos y manitol. La Comisión E alemana no aconseja su prescripción ya que estima que no están suficientemente probados sus usos terapéuticos.

 

Actividad

Las hojas del fresno son utilizadas por vía interna y externa.

Podemos establecer los siguientes usos terapéuticos (utilizados tradicionalmente): eficaz frente a  reumatismo, artritis, artrosis, gota y dolores articulares. También resulta útil en el tratamiento de edemas, aglutinaciones de líquidos en el organismo, de origen cardio-renal derivados fundamentalmente del mal funcionamiento de riñones y corazón. Se recomienda su uso también en tendinitis y esguinces. Se ha determinado su uso con actividad diurética que favorece la pérdida de peso entre otros. Esto es debido a que actúa contra la retención de líquidos y edemas. Actúa contra el estreñimiento, ya que tiene un uso laxante muy suave, como para la destrucción de parásitos intestinales. Se usa en momentos de hipertensión arterial, varices y hemorroides. Por último podemos destacar su aprovechamiento en infecciones urinarias, hiperuricemia y prevención de litiasis urinarias.

La corteza del fresno es útilmente utilizada en heridas y ulceraciones dérmicas. Se ha determinado su uso en síndromes febriles como gripe y resfriados.

 

Indicaciones terapéuticas

Como ya comentamos el fresno puede ser utilizado en infusión, de la siguiente manera: Hervir hojas secas, dejarlas reposar 5 minutos y tomarlas varias veces al día esta infusión. Se puede usar a sí mismo para el lavado de heridas.

La posología viene determinada por su uso interno y externo. En cuanto al uso interno podemos administrarlo en infusión (hojas y flores): 10 a 30 g/l y dejar reposar 10 minutos, 2 o 3 tazas al día. La decocción (corteza): 20 g/l y lo calentamos 10 minutos, 2 o 3 tazas al día. El extracto fluido: 10 a 30 gotas 3 veces al día. El jarabe (10% de extracto fluido) se toma de 1 a 3 cucharadas soperas al día. En cuanto al uso externo, podemos administrarlo en decocción (hojas): 40g/l y lo calentamos 10 minutos. Se aplica en compresas como analgésico y vulnerario.

 

Contraindicaciones

No se han encontrado.

 

Efectos secundarios

No se han encontrado.

 

Comentarios adicionales

Cabe destacar que las semillas tienen aceites comestibles, que resulta muy similar al de los girasoles. 

Como curiosidad comentamos que antiguamente se consideraba el uso del fresno como antídoto contra el veneno de las víboras.

El fresno, en la época de la Roma Clásica, se usaba habitualmente en la edificación de setos. Su madera tiene un color que varía del amarillo al rosa pálido y resulta muy dura y flexible. Era utilizada antiguamente en la fabricación de ruedas de carros. Su uso también abarcaba la fabricación de varas, mangos de herramientas, etc. El fresno es una buena planta melífera.

 

Bibliografía

10, 7, 11, 16.

 

Autores

Clotilde Rodríguez Flores, Ignacio López Torres y Francisco de Paula Rodríguez Floresalumnos de 2º del grado en Farmacia.

Localización

Localización en el mapa

Localización de la planta

Número de cartel: 019